Respuestas complejas

ESTE fin de semana fui a Madrid a un congreso de Los Verdes. Queremos encontrar respuestas sencillas ante problemas complejos. Por eso existe una opinión generalizada de que la política verde se ciñe única o principalmente a temas de medio ambiente. Nada más lejos de la realidad. Si así fuera, bastaría con introducir una componente de defensa del medio ambiente en los partidos tradicionales.
Efectivamente, las nuevas teorías en relación a la ecología política plantean siempre su transversalidad. Es aplicable al medio ambiente sí, pero también a la salud, a la economía, a la agricultura, al comercio, a la organización administrativa e incluso a servicios sociales. A lo largo del fin de semana, alcaldes verdes de otros países venían a contarnos su experiencia de gobierno. El público les hizo preguntas, y una me llamo especialmente la atención.
—¿En que podría diferenciarse un alcalde socialista y otro ecologista en materia de servicios sociales?, le espetó, con cierta sorna, un asistente a uno de los ponentes que encabeza la alcaldía de un municipio francés.
—Muy fácil, le respondió este último. Si tenemos una partida presupuestaria que está destinada a cubrir gastos de calefacción, un socialista la destinaría a subsidios a las personas que no tengan recursos económicos suficientes para poder pagarla, y un ecologista, preferiría que el dinero se invirtiera en aislamiento de la vivienda.
Lo que está planteando la ecología política en este momento no son respuestas fáciles, sino respuestas complejas a problemas complejos. ¿Cuál es la finalidad de la economía? ¿Cuál es la finalidad de nuestro destino? ¿Crecer indefinidamente a toda costa a pesar de que los recursos sean limitados? ¿Cómo podemos reinventar nuestra forma de viajar, de vestirnos, de cultivar y de vivir? Vaya reto más complejo, pero ¡qué apasionante!

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.